Indicaciones generales relativas al Régimen Fiscal en la Diputación Foral de Álava.

FISCALIDAD DE LAS PRIMAS

Las primas satisfechas a los planes de previsión asegurados que cumplan los requisitos normativos exigidos, pueden ser objeto de reducción en la base imponible del IRPF, con el límite de 5.000 euros anuales.

A estos efectos no se computan las aportaciones empresariales. No obstante, respetando los límites establecidos en cada una de ellas (aportaciones individuales y aportaciones empresariales), el límite conjunto de las reducciones por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social es de 12.000 euros anuales.

Con independencia de la reducción anterior, los contribuyentes cuyo cónyuge o pareja de hecho, no obtenga rentas a integrar en la base imponible general, o las obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales, pueden reducir la base imponible general en el importe de las aportaciones realizadas a planes de previsión asegurados de los que sea titular dicho cónyuge o pareja de hecho, con el límite máximo de 2.400 euros anuales (estas aportaciones no están sujetas al ISD).

Las aportaciones anteriores que no hubieran podido ser objeto de reducción en la base imponible por insuficiencia de la misma, pueden ser aplicadas en los cinco ejercicios siguientes.

Las aportaciones realizadas a planes de previsión aseguradosa favor de personas con determinado grado de minusvalía y parentesco también pueden ser objeto de reducción en la base imponible, de acuerdo con los límites normativos vigentes en cada momento (estas aportaciones no están sujetas al ISD):

Todos los límites de reducciones anteriormente referidos son conjuntos para la suma de aportaciones realizadas por el contribuyente a planes de pensionesmutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia.

FISCALIDAD DE LAS PRESENTACIONES

Las prestaciones percibidas por los beneficiarios de los Planes de Previsión Asegurados están sujetas al IRPF, en concepto de rendimientos del trabajo personal, con independencia de que se trate de prestaciones para casos de supervivencia o fallecimiento.

Con carácter general las prestaciones percibidas en forma de capital se integran en su totalidad. No obstante lo anterior, esta integración será del 60 por 100 en los siguientes supuestos:

  • Tratándose de la primera prestación que se perciba por cada una de las diferentes contingencias, siempre que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación. El plazo de dos años no es exigible en el caso de prestaciones por invalidez o dependencia.
  • Tratándose de sucesivas prestaciones por la misma contingencia, percibidas transcurridos cinco años desde la anterior prestación, cuando las aportaciones satisfechas guarden una periodicidad y regularidad suficientes.

Se entiende por primera prestación el conjunto de cantidades percibidas en forma de capital en un mismo período impositivo por el acaecimiento de cada contingencia. La misma regla se aplicará a las sucesivas prestaciones.

Este tratamiento es también de aplicación a las cantidades percibidas en los supuestos de enfermedad grave y desempleo de larga duración.

RETENCIONES A CUENTA DEL IMPUESTO

Los rendimientos del trabajo derivados de las prestaciones de estos planes de previsión asegurados, están sujetos a retención a cuenta del IRPF, al porcentaje que se determine en cada uno de los casos, atendiendo a las circunstancias personales del perceptor.

LA NORMATIVA FISCAL APLICABLE A LAS REFERIDAS PRESTACIONES SERÁ LA VIGENTE EN EL MOMENTO DE SU PERCEPCIÓN.