Indicaciones generales relativas al Régimen Fiscal en territorio común.

Con carácter general, las prestaciones derivadas de seguros individuales de vida,  siempre que el beneficiario y el tomador sean la misma persona, están sujetas al IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FISICAS, en concepto de rendimientos del capital mobiliario.

El rendimiento del capital mobiliario se determina por la diferencia entre el capital percibido y el importe de las primas satisfechas, tributando en la denominada base imponible del ahorro

La Compañía Aseguradora está obligada a practicar sobre el rendimiento neto derivado de la prestación satisfecha la retención a cuenta del IRPF, al tipo fijo del 19,5 por 100 en el año 2015 y 19 por 100 a partir del año 2016.

Las prestaciones derivadas de contratos de seguro de vida o invalidez, cuando el beneficiario sea persona distinta del tomador del seguro quedan sujetas al IMPUESTO SOBRE SUCESIONES Y DONACIONES.

A estos efectos, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas de régimen común, con capacidad para regular en sus territorios algunos de los aspectos del impuesto, tales como reducciones, tarifas, deducciones y bonificaciones de cuota.

LA NORMATIVA FISCAL APLICABLE A LAS REFERIDAS PRESTACIONES SERÁ LA VIGENTE EN EL MOMENTO DE SU PERCEPCIÓN.